Buscar:
 PGR - SINALEVI >> Pronunciamientos >> Resultados >> Dictamen 399 del 18/12/2003 >> Resumen
Internet
Año:
Buscar en:




Opciones:
Guardar
Imprimir


Ficha del Pronunciamiento
ß&Ø¥ß%
Resumen Dictamen 399
 
  Dictamen : 399 del 18/12/2003   
 
Resumen

C-399-2003


NULIDAD ABSOLUTA, EVIDENTE Y MANIFIESTA.  LEY GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA.  DERECHO SUBJETIVO.  SANA CRÍTICA RACIONAL.  ÓRGANO DIRECTOR DEL PROCEDIMIENTO.


        El Presidente Ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social, doctor Eliseo Vargas García, al tenor de lo resuelto por la Junta Directiva de esa Institución en el artículo 18°, Sesión N° 7780, celebrada el 14 de agosto del 2003, nos traslada para el dictamen favorable de nulidad absoluta, evidente y manifiesta, que establece el artículo 173 de la Ley General de la Administración Pública, el caso del otorgamiento de una Pensión por Invalidez en favor de la señora XXX.  Se acompaña con la nota el expediente principal en el que consta la instrucción del procedimiento, así como dos tomos que contienen el legajo de pruebas.


        Mediante pronunciamiento  C-399-2003 de 18 de diciembre de 2003, el  Msc. José Armando López Baltodano, Procurador Adjunto, se señaló lo siguiente:


        La gestión tendente a la anulación, en sede administrativa, del acto mediante el cual se le otorgó a la señora XXXra una Pensión por Invalidez, se devuelve con dictamen negativo.  Ello por cuanto se acredita que, tomando como referencia lo instruido y reconocido expresamente por el propio Órgano Director en su “Resolución Final”, la justificación de la nulidad se hizo al amparo exclusivo de la prueba testimonial recabada en la audiencia celebrada, reconociendo que para emitir la conclusión se apoyaron en la “sana crítica racional”, y ello les permitió establecer como un “Hecho No Probado” (que por cierto, para ser consecuentes con su postura, debió haberse establecido como un “Hecho Probado”): “Que la señora XXX hubiera trabajado para Tecate del Monte S.A. entre setiembre de 1998 a mayo de 1999”. (folios 144 a 150 del expediente principal).


        Esa sola apreciación evidencia que el procedimiento en nada sustenta “lo evidente y manifiesto” que puede resultar el acto absolutamente nulo. Ello por cuanto el Órgano Director, para concluir que la señora XXX no laboró en la empresa indicada, tuvo, necesariamente, que recurrir a la utilización de métodos intelectuales de apreciación y valoración de pruebas, lo que permitió establecer una conclusión que, dependiendo de la dimensión tecnica-jurídica con que se aborde, puede resultar contraria a otros criterios o principios.  Dicho de otro modo, el aparente vicio alegado no es ostensible ni evidente.