Buscar:
 PGR - SINALEVI >> Pronunciamientos >> Resultados >> Dictamen 442 del 13/12/2007 >> Resumen
Internet
Año:
Buscar en:




Opciones:
Guardar
Imprimir


Ficha del Pronunciamiento
ß&Ø¥ß%
Resumen Dictamen 442
 
  Dictamen : 442 del 13/12/2007   
 
Resumen

C-442-2007


 


MUNICIPALIDADES. CONVOCATORIA A SESIONES EXTRAORDINARIAS. MEDIOS PARA NOTIFICAR LA CONVOCATORIA. INCUMPLIMIENTO DE REQUISITOS. NULIDAD. SUBSANACIÓN.


 


La auditora interna de la Municipalidad de La Unión solicita el criterio de este órgano superior consultivo, técnico-jurídico, sobre el tema de la convocatoria a sesiones extraordinarias del Concejo Municipal.


 


            Concretamente, se consulta lo siguiente:


 


“…solicitamos con todo respeto su criterio legal acerca del procedimiento que debe emplear el Concejo Municipal, el Alcalde u otro, para convocar a las sesiones extraordinarias del Concejo Municipal, de conformidad con el artículo 36 del Código Municipal, el Reglamento de Sesiones del Concejo vigente y la Ley de Notificaciones. Así mismo (sic), solicitamos nos indique que sucede con lo actuado por el Concejo Municipal en una Sesión Extraordinaria en la que logre comprobarse, que la convocatoria no fue realizada de conformidad. ¿Cuál es el procedimiento para “deshacer” los acuerdos que se hayan realizado en una circunstancia en que la convocatoria no se realizó como debía hacerse?”


 


La consulta de interés fue evacuada mediante dictamen C-442-2007 del 13 de diciembre del 2007, suscrito por Andrea Calderón Gassmann, Procuradora Adjunta, y Gabriela Arguedas Vargas, Asistente de Procuraduría, en el cual, luego de analizar por el fondo los temas consultados, se arriba a las siguientes conclusiones:


 


1.                  Existe una serie de requisitos legales que deben ser atendidos para la convocatoria a sesiones extraordinarias, de modo tal que se logre asegurar la validez de lo actuado por el órgano colegiado.


 


2.                  En primera instancia, debe convocarse a todos los miembros del órgano colegiado –artículo 36 del Código Municipal-, lo cual incluye también a aquéllos miembros que tengan voz pero no voto (caso del alcalde municipal y regidores suplentes).


 


3.                  Asimismo, la convocatoria debe hacerse indicando fecha, hora y lugar donde ha de realizarse la sesión. Así también, necesariamente debe acompañarse una copia del orden del día, de manera que los miembros tengan conocimiento de los asuntos concretos que van a ser discutidos en la sesión extraordinaria.


 


4.                  Salvo que medie un acuerdo unánime de la totalidad de los miembros en el sentido de incluir asuntos adicionales, los únicos asuntos que podrán ser conocidos, discutidos y votados en una sesión extraordinaria, son aquellos incluidos en el orden del día que acompaña la convocatoria correspondiente.


 


5.                  Por otra parte, la convocatoria debe ser notificada a la totalidad de los miembros del Concejo Municipal con una antelación de por lo menos veinticuatro horas a la celebración de la sesión, salvo casos de urgencia. En este sentido, es claro que el medio utilizado  por las municipalidades para hacer dicha comunicación debe ser idóneo y efectivo. Así, en principio esta notificación debe hacerse de forma escrita –atendiendo a la regla general del artículo 52 párrafo 3° de la Ley General de la Administración Pública-. No obstante, y tomando en consideración que el Código Municipal, al regular la convocatoria a las sesiones, no dispone expresamente que ésta deba hacerse por escrito, es posible para la Municipalidad realizar dicha gestión haciendo uso de otros medios que resulten idóneos y que garanticen el fin perseguido (como en este caso, en que se recurre a la vía telefónica).


 


6.                  En el caso particular de la Municipalidad de La Unión, esta Administración cuenta con un cuerpo normativo denominado “Reglamento de Sesiones y Acuerdos del Concejo Municipal de La Unión y sus Comisiones”, No. 169 del 1 de junio del 2000, el cual dispone en su artículo 5° que “el Concejo Municipal sesionará extraordinariamente los segundos y cuartos martes, y cuando se requiera, ajustando tal acción a lo estipulado en los artículos 36 y 37 del Código Municipal”. Así las cosas, no obstante establecer de previo los días en los cuales han de realizarse las sesiones extraordinarias, es claro que la convocatoria ha reunir los requisitos legales antes expuestos en aras de asegurar la validez de lo actuado por el órgano colegiado.


 


7.                  El incumplimiento de uno o más requisitos legales para la convocatoria a sesiones extraordinarias acarrea la invalidez de la convocatoria, y en consecuencia, la nulidad absoluta de la sesión y de los acuerdos adoptados. No obstante, el órgano quedará válidamente constituido (y por ende sus acuerdos serán igualmente válidos), si asisten todos sus miembros y así lo disponen por unanimidad.


 


8.                  Si se estuviera en presencia de una nulidad absoluta de los acuerdos adoptados, la Municipalidad estará obligada a declarar de oficio tal nulidad, con efecto declarativo y retroactivo a la fecha del acto, todo sin perjuicio de derechos adquiridos de buena fe.  En caso de que los acuerdos estuvieran viciados en grado de nulidad relativa, la anulación de oficio será discrecional y deberá estar justificada por un motivo de oportunidad, y además, producirá efecto sólo para el futuro, excepto cuando el efecto retroactivo sea necesario para evitar daños al destinatario, a terceros, o al interés público.


 


9.                  La declaración de nulidad de actos administrativos favorables para los administrados, emitidos por el Concejo Municipal en una sesión extraordinaria inválida puede hacerse por dos vías: cuando se trate de nulidad absoluta, en aplicación de los artículo 10 y 35 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Contencioso Administrativa, debe interponerse el proceso de lesividad, con lo cual es el órgano jurisdiccional el competente para declarar dicha nulidad; o bien, cuando se trate de nulidad absoluta, evidente y manifiesta, la Administración puede proceder a su anulación en la vía administrativa, para lo cual debe ajustarse al procedimiento dictado en el numeral 173 de la Ley General de la Administración Pública.


 


            En lo que se refiere al medio utilizado para hacer la convocatoria a sesiones extraordinarias, así como a la posible subsanación de los vicios que haya podido tener la convocatoria –cuando asistan todos sus miembros y así lo acuerden por unanimidad–, se tiene por adicionado nuestro dictamen C-210-2006 del 25 de mayo del 2006.