Buscar:
 PGR - SINALEVI >> Pronunciamientos >> Resultados >> Dictamen 185 del 26/10/1989
Internet
Año:
Buscar en:




Opciones:
Guardar
Imprimir


Ficha del Pronunciamiento
ß&Ø¥ß%
Texto Dictamen 185
 
  Dictamen : 185 del 26/10/1989   

PROCURADURIA GENERAL DE LA REPUBLICA


SAN JOSE, COSTA RICA


C-185-89


26 de octubre de 1989


 


Señor


Lic. Rafael Angel Rojas Jiménez


Director Ejecutivo INFOCOOP


Apartado 10103, 1000 San José


 


Estimado señor:


En atención a su oficio DE 262-89, relativo a la aplicabilidad del art. 59 de la Ley Orgánica del sistema Bancario Nacional (en adelante LOSBN) a las cooperativas de ahorro y crédito, mediante el cual solicita reconsideración del pronunciamiento C-95-89 de 2 de junio del año en curso, permítame informarle:


La solicitud de mérito fue conocida en Asamblea de Procuradores celebrada el 26 de octubre del presente año, Acta Nº 67, concluyéndose en lo siguiente:


1.- De acuerdo con el párrafo segundo del art. 59 de la LOSBN las cooperativas de ahorro y crédito pueden recibir de sus asociados "depósitos especiales" previa autorización del Banco Central de Costa Rica (en adelante BCCR). Cualesquiera que sea la interpretación que se le asigne al vocable "depósitos especiales", salvo para diferenciales de los aportes ordinarios de los socios, aquellos no se pueden circunscribir a los contratos de ahorro y de capitalización, porque por ejemplo, estos operan bajo un régimen especial -arts. 77.4 de la Ley Orgánica del Banco Central de Costa Rica (en adelante LOBCCR)-. El resultado será inútil, porque conforme los arts. 21.4; 70 in fine: 75, 76 y 77 dela Ley de Asociaciones Cooperativas y Creación del Instituto Nacional de Fomento Cooperativo (en adelante LACC), las cooperativas de ahorro y crédito pueden captar depósitos de sus asociados sin necesidad de ser autorizadas para ello por el BCCR.


El art. 59 párrafo segundo de la LOSBN es incompatible con los arts. 3.k, 21 párrafo primero , 21.5, 75, 76 y 77 de la Ley de Asociaciones precitada y consecuentemente estas derogan tácitamente a aquél artículo en materia de autorización, de manera que las cooperativas de ahorro y crédito no requieren autorización del BCCR para recibir depósitos de sus asociados.


2.- El art. 87 de la LOBCCR exige a las sociedades financieras de inversión y de crédito especial de carácter no bancario, autorización de la junta directiva de ese banco para emitir títulos valores, control no extensivo a las cooperativas de ahorro y crédito, porque aunque éstas capten recursos financieros, son excluídas de ese control por el artículo primero de la Ley Reguladora de Empresas Financieras no Bancarias (en adelante LREFNB).


3.- Corresponde ahora determinar la existencia de controles del BCCR sobre la actividad financiera de las cooperativas de ahorro y préstamo, en función de los depósitos que reciben de sus asociados.


La Comisión Permanente de Asuntos Económicos de la Asamblea Legislativa solicitó al BCCR que analizara el proyecto de Ley General de Entidades Bancarias y Financieras de la República, En sesiones 4147 art. 8 y 4149 art. 3, en su orden, de 9 y 16 de julio de 1986, la Junta Directiva del BCCR se expresó, en lo que interesa, en la forma siguiente: "este Organismo es de la opinión que una normativa como la analizada debería tener la cobertura sobre todo tipo de actividad bancaria, así como de aquellas entidades cuya función consista en la intermediación financiera y, en particular, cubrir a las cooperativas de ahorro y crédito siempre y cuando se fijen instrumentos adecuados en la ley para cumplir con tales funciones". "No debe perderse de vista que la política seguida por el Banco Central tienda a fortalecer el mercado financiero a través de una mayor integración, buscando en lo posible que las instituciones particulares se desenvuelvan dentro de un marco de competencia".


De lo copiado se desprende la necesidad de controlar, por el BCCR, todo el espectro de operaciones del mercado financiero dentro de un marco jurídico unitario. Sin embargo, las regulaciones existentes, respecto de la actividad financiera de las cooperativas de ahorro y préstamo, contenidas en la LACC, desbordan ese marco, porque en el control de la actividad financiera de las cooperativas de ahorro y crédito, como luego se dirá, interviene tanto del BCCR como el Instituto de Fomento Cooperativo (en adelante INFOCOOP). Pero esto no es todo, en la sesión 4275 art.5 de 10 de febrero de 1988 la Junta Directiva del BCCR consideró que la Auditoría General de Bancos, en esa fecha así denominada, estaba "imposibilitada de supervisar más entidades bancarias y sociedades financieras que las actualmente inscritas para operar" y por ello, en el primer semestre de 1988, no recibió solicitudes para abrir bancos comerciales privados y bancos privados cooperativos. Sólo así se explica que el artículo 124 de la LOBDDR excluya a las cooperativas de ahorro y crédito del control de la Auditoría General de Entidades Financieras, porque aunque capten recursos financieros de sus asociados para financiar sus necesidades y las de las cooperativas a que pertenecen, al estar reguladas por la LACC, la competencia de aquella para controlar las actividad financiera de las cooperativas de ahorro y crédito queda excluída, por el control que sobre ellas ejerce el INFOCOOP.


Lo expresado lo reitera el art. 1º párrafo segundo de la LREFNB, así: esta ley no se aplica a "las empresas que capten recursos financieros y estén reguladas por otras leyes especiales".


Sin embargo, conforme el art. 25 párrafo primero de la ley precitada, a pesar de la exclusión relacionada, el BCCR puede, cuando lo tenga a bien, pedir a las cooperativas de ahorro y préstamo la información que menciona ese párrafo, con la finalidad de atemperar los arts. 124 de la LOBCCR y 1º párrafo primero de la LREFNB y colocar el mencionado banco en la posibilidad de proteger la totalidad del sistema financiero del país. Al fin y al cabo, el BCCR es contralor de la actividad financiera nacional, pero no puede someter a las cooperativas de ahorro y crédito, a un control como el que está obligado a ejercer sobre las sociedades financieras o bancos privados comerciales o bancos privados cooperativos, no por las normas legales citadas, sino porque el reducido campo de actividad crediticia de las cooperativas de ahorro y crédito no amerita sujetar su funcionamiento a regulaciones propias de aquellas, regulaciones que por otra parte, las asociaciones cooperativas de ahorro y crédito no resistirían, tales como la obligación de mantener un capital mínimo e imposibilidad de reducirlo (las cooperativas de ahorro y préstamo pueden ampliar o reducir su capital social cuando a bien tengan por ser el mismo sin límite y variable); imposibilidad de hacer préstamos a sus socios, cuando precisamente las cooperativas prestan a estos; fijación de encajes por la Junta Directiva del BCRR, a los cuales las cooperativas de ahorro y crédito no están sometidas etc. De manera que aun cuando las recientes reformas bancarias del año pasado tienden a proteger al ahorrante de las entidades que reciben sus depósitos, otorgándole a la Auditoría General de Entidades Financieras amplios poderes de control, las mismas no penetraron, por decirlo así, la LACC, porque este cuerpo legal le confiere a este Instituto, respecto a las cooperativas de ahorro y crédito, amplios poderes de control financiero, similares a los que tiene el BCCR respecto a las entidades financieras públicas y privadas. Arts.9, 12.e.f., 69, 74 párrafo 1º, 75, 76, 77, 86, 87, 89, 97, 154 y 157. o. p. de la LACC.


Por todas las razones expuestas, se rechaza la solicitud de reconsideración del dictamen C-95-89 de 2 de junio del año en curso.


Atentamente,


 


Lic. Adrián Vargas Benavides


PROCURADOR GENERAL DE LA REPUBLICA


AVB/er